Micología

La Sierra del Alto Tajo cuenta con una gran riqueza micológica, destacando los Boletus, Níscalos, Setas de Cardo y Colmenillas repartidas por diferentes hábitats naturales, desde  frondosos pinares hasta estepas de escasa vegetación. Vamos a analizar los distintos tipos de hongos dependiendo de su hábitat.

Pinares

En ellos podremos encontrar diversas clases de hongos, como la Inocybe (tóxica), Amanita Muscárea (tóxica), Boletus edulis, Boletus pinophilus y Boletus anillado (de gran valor culinario). En suelos menos fértiles encontraremos Suillus collinitus y Suillus granulatus. Del género Russula hay un gran número de especies; Sanguinaria o Integra (con sabor dulzón) son solo algunas de ellas. También encontraremos varias especies de Níscalos, entre ellos Lactarius deliciosus y Lactarius sanguifluus (de apreciado valor gastronómico). De entre las Negrillas destaca por su abundancia la Tricholoma terreum (buen comestible) y menos abundantes son las Capuchinas como la Tricholoma portentosum (de gran valor). En primavera aparecen especies de los géneros Morchella (excelente comestible) y Gyromitra (tóxica).

Bosques de frondosas

Son formaciones densas con una gran cantidad de especies arbóreas, situadas normalmente en laderas pronunciadas o muy rocosas. En este hábitat aparecen distintas clases de Boletus comestibles y Boletus tóxicos, además de la seta que más intoxicaciones mortales produce, la Amanita phalloides. Una especie muy típica de esta zona es la Lactarius mediterraneensis, muy parecida al Níscalo pero tóxica.

Sabinares albares

Las especies de setas que aquí crecen son poco conocidas, como por ejemplo la Antrodia juniperina, Lenzitopsis oxycedri,Vararia parmastoi y otras tres especies recientemente encontradas, Trametes junipericola, Marasmiellus phaeomarasmioides y Xeromphalina junipericola.

Bosque de ribera

Formación rica en especies tanto arbustivas como en arbóreas, situadas en los márgenes de los ríos. Estas zonas gracias a su humedad favorecen la aparición de hongos como el phellinus lundelii (poco conocida) Lactarius controversus (no comestible), Paxillus involutus (es mortal si se consume cruda) Mitrophora semilibera (de la familia de las Morchella) y Helvella (tóxica si se come en crudo).

Jarales o estepas

Formadas por la degradación de bosques sobre suelo ácido, dando lugar a una formación muy densa de ejemplares arbustivos. En este hábitat se dan setas muy poco conocidas. Entre ellas destacamos la Hebeloma cistophilum (tóxica), Lactarius cistophilus (sin interés culinario) o Lactarius tesquorum (no comestible por su sabor picante) y la Leccinum corsicum (una de las pocas especies comestibles que podemos encontrar en este hábitat).

Praderas

Es una formación de herbazal, ocasionalmente con algún árbol o matorral. Las especies que se dan en este hábitat son en su mayoría comestibles. La Pleurotus eryngii y sus variedades (muy apreciadas), varias especies de champiñones y especies afines, la Melanoleuca (de poca valor) y Marasmius oreades (bastante apreciada). También coexisten especies tóxicas como Clitocybe rivulosa.

Arbustedas en zonas rocosas

Son zonas ocupadas normalmente por boj, enebro o sabina, con pinos dispersos. La principal especie es la Calocybe gambosa que crece en primavera y tiene gran valor gastronómico. Donde hay boj solo encontraremos Marasmius buxi.

Matorrales mixtos calcícolas con espinosas

Es una formación mixta de distintos matorrales provocada por la degradación de la vegetación. Son áreas pobres en recursos micológicos, ya que la única especie comestible es la Lepista panaeola, de sabor algo picante.

Imagen de un Boletus Edulis en la zona de la Sierra del Alto Tajo
Seta de cardo recolectada en la SIerra del Alto Tajo
Níscalo o Rebollón aparecido en la SIerra del Alto Tajo
Colmenilla recolectada en la SIerra del Alto Tajo
Pie azul encontrado en la Sierra del Alto Tajo
Envía tu opinión
1
2
3
4
5
Enviar
     
Cancelar

Da tu opinión

Puntuación media:  
 0 reviews