Gastronomía

La gastronomía es uno de los principales alicientes turísticos de la Sierra del Alto Tajo

En la Sierra del Alto Tajo, zona de Guadalajara en la que nos encontramos, se puede degustar una amplia variedad de ricos productos que nos brinda la naturaleza, como las setas y hongos, el corzo o el venado.

En la época de otoño, se pueden degustar diferentes platos, hechos con setas y hongos de la zona, debido a la gran riqueza micológica que posee. Cabe destacar el Boletus, una de las setas más apreciadas en la cocina, y la trufa negra, un auténtico manjar para el paladar.

El venado, corzo o cordero, son un tipo de carnes muy típicas y abundantes por esta zona. Se suelen preparar en caldereta, que es una especie de guiso al que se le añaden estas carnes. También son típicas las chuletas de cordero.

El morteruelo, que es el plato estrella de Castilla la Mancha, es una pasta elaborada con hígado de cerdo y otros ingredientes de caza menor, que se come caliente y untado en pan.

Si se busca un plato más contundente, sin lugar a dudas las migas de pastor es el elegido. Consiste en una fritura de migas de pan con tocino y chorizo que puede ir acompañadas de huevo frito, uvas y un sin fin de ingredientes.

Las manitas de cordero es un plato muy tradicional, hecho fundamentalmente con las manitas de cordero guisadas con tomate.

Siguiendo la cultura gastronómica de la zona, nos encontramos las judías o “bolos” con morro. Se trata de un guiso a base de judías al que se le añade chorizo, oreja, y por supuesto, el morro.

La salsa de hígado quizás sea uno de los platos más típicos. Consiste en hacer una pasta con el hígado frito y triturado al que se le añaden especias y pan.

La gran conocida sopa de ajo o sopa castellana no podía faltar en esta mención. Es una sopa con pan, pimentón, laurel y ajo, a la que se le escalfa un huevo dentro.

Otro grande de la gastronomía de la zona, son las gachas, que se consiguen cociendo agua y harina previamente tostada, y se remueve hasta conseguir una consistencia cremosa y espesa. Para acompañar se le puede añadir por encima trozos de tocino o chorizo, o incluso guindilla picante o pepinillos en vinagre. Un plato muy parecido a las gachas es el ajo trigo que se hace de manera similar pero cambiando el tipo de harina.

También podremos degustar los caracoles, que son hechos en un sofrito, al que se le añaden pan.

Si nos acercamos por aquí en Semana Santa nos encontraremos con un plato típico de estas fechas, la garbanzada, que es un guiso de bacalao y garbanzos al que se le añaden bolitas de matahambre. También por estas fechas se solían comer los huevos verdes, unos huevos cocidos rellenos de bacalao y rebozados, los cuales después se terminan de hacer en un sofrito de tomate y cebolla.

Un plato de gran tradición son las sopas tostadas,que a pesar de llevar ese nombre, no son sopas, sino una tortilla hecha con patata y pan muy picado.

Antiguamente al sobrante del huevo que se usaba para rebozar se le añadía pan rallado y se freia con forma de albóndigas, estas bolas reciben el nombre de matahambre.

El galiano es un plato hecho a base de patatas y carne de caza al que se le añaden pan troceado.

Los torreznos, un plato muy sencillo y muy sabroso. Son trozos de tocino que se come frito o asado a la brasa.

Los escabechados de caza, conejo y pollo es parte de la herencia tradicional ya que se usaba como método de conservación para los alimentos, los cuales se introducen en una salsa de vinagre, aceite, pimentón y ajo, principalmente.

Se conoce con el nombre de frito a la carne de la matanza que se freia para después ser envasada en aceite.

Antaño en todas las casas se hacían las morcillas de arroz, una mezcla de sangre y arroz especiado que se embute. Hoy en día las puedes encontrar en cualquier establecimiento de la zona.

Y si lo que nos apetece es algo dulce, también tenemos para elegir. Comenzando por la leche frita, receta bastante extendida por España. Podemos seguir por algo más tradicional de la zona como lo son los rolletes, unas rosquillas fritas y rebozadas en azúcar y canela, o las galletas de pueblo, que actualmente se siguen haciendo de manera artesanal. Los dormidos son un tipo de bollo dulce horneado y espolvoreado con azúcar que se hacía antaño en todos los hogares. Y para finalizar nos quedan las tortas de manteca, elaboradas con manteca y chicharrones y espolvoreadas con azúcar por encima.

Uno de los elementos típicos en la gastronomía de la Sierra del Alto Tajo son las morcillas de arroz
La sobrasada es un embutido típico en algunos de los pueblos de la Sierra del Alto Tajo
Las trufas son uno de los manjares más codiciados de la Sierra del Alto Tajo
Envía tu opinión
1
2
3
4
5
Enviar
     
Cancelar

Da tu opinión

Puntuación media:  
 0 reviews