Flora y fauna

La fauna de la Sierra del Alto Tajo es muy variada, habitando ciervos, corzos, jabalíes, etc

Flora

La Sierra del Alto Tajo cuenta con un extenso territorio, que ofrece una gran diversidad botánica y de gran interés ecológico.

Los bosques son muy abundantes en toda la zona, destacando los pinares de pino silvestre (Pinus sylvestris), pino rodeno (Pinus pinaster) y pino negral (Pinus nigra). También se encuentran pinares de pino carrasco que, aunque de menor extensión, son de gran valor ecológico. Destaca también la presencia de sabinares, encinares, quejigares, melojares y rebollares, aunque también se pueden encontrar mezclas de diferentes especies en una misma masa forestal.

En los cursos fluviales se asientan valiosos bosques riparios con sauces, fresnos, chopos del país, olmos de montaña, etc. Estas formaciones vegetales, que se disponen a lo largo de los ríos y arroyos, tienen un gran valor, tanto por ofrecer refugio a la fauna como por su función protectora frente a la erosión de las márgenes de los cauces.

Merece la pena destacar, entre los matorrales, la sabina rastrera (Juniperus sabina), formaciones vegetales abundantes aquí, pero muy escasas a nivel europeo, y el buje (Buxus sempervirens). También  encontramos numerosas especies protegidas adaptadas a vivir en enclaves singulares como salinas, turberas, charcas y lagunas. Entre ellas encontraremos la Atropa baetica y el Delphinium fissum subsp. sordidum, especies en peligro de extinción que se encuentran en recuperación.

Fauna

Entre los diversos grupos faunísticos presentes, destaca la comunidad de rapaces rupícolas que anida en los cañones, hoces y cortados rocosos, con valiosas poblaciones de águila perdicera (especie en peligro de extinción), águila real, halcón peregrino, alimoche y buitre leonado. También es importante la comunidad de rapaces forestales, con excelentes poblaciones de azor, gavilán, águila culebrera y aguililla calzada, o la de pequeñas aves forestales: arrendajo, pito real, pico picapinos, piquituerto, herrerillos común y capuchino, pinzón, verderón serrano, carboneros común y garrapinos, y muchas otras especies de aves que encuentran en las masas arboladas y en las espinedas, un hábitat idóneo para desarrollar su ciclo vital.

En bosques y matorrales, también destacan las poblaciones de mamíferos carnívoros como gato montés, garduña, gineta, comadreja y zorro, las de herbívoros como corzo, ciervo, gamo y la presencia de una incipiente población de cabra montés. También hay omnívoros  como el jabalí.

No menos interesantes son las poblaciones de invertebrados asociados a los pinares de pino como diversas especies de lepidópteros o la mariposa isabelina (Graellsia isabelae).

En los ríos destacan las poblaciones de peces como la trucha común, el barbo o la boga. Hay que resaltar, en el grupo de los invertebrados, la presencia de diversas poblaciones de cangrejo autóctono de río, una especie gravemente amenazada que encuentra en los cursos fluviales del Alto Tajo uno de sus últimos reductos.

Envía tu opinión
1
2
3
4
5
Enviar
     
Cancelar

Da tu opinión

Puntuación media:  
 0 reviews